viernes, 28 de enero de 2011

ESCÁNDALO Y EXPULSIÓN DE JOAN ALSINET, PRIMER SACERDOTE DEL INSTITUTO MANICÓMICO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT

Grabado de los primeros tiempos del Instituto Manicómico de
San Baudilio de Llobregat.
Existe un curioso episodio, en los primeros tiempos del Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat, que hemos conocido gracias a una biografía del Dr. Antonio Pujadas y Mayans escrita por J.L. Austín Hervella (1) , referido al primer sacerdote que llegó al manicomio poco después de su inauguración, para hacerse cargo no solamente de los actos estrictamente religiosos, sino también para participar en los llamados tratamientos morales que se aplicaban a los enfermos, como eran las clases de historia y geografía, charlas éticas y paseos por las cercanías del manicomio. También presidía una mesa en el comedor de los enfermos y vivía en el propio establecimiento, puesto que en aquellos años iniciales, la integración asistencial del sacerdote se consideraba que era muy importante, atendido que se tenían que aprovechar todas las posibilidades terapéuticas en unos momentos en que las puramente médicas, eran escasas, al tiempo que la presencia del sacerdote reforzaba considerablemente la estructura de autoridad total que ante los enfermos tenía la Dirección del establecimiento.
En Enero de 1856, el Dr. Antonio Pujadas y Mayans decía que los actos religiosos del manicomio se realizaban bajo la dirección de " ... un virtuoso cuanto tolerante sacerdote..." (2).
Dentro de este mismo año, empiezan a circular intensos rumores referidos a las relaciones impropias de este sacerdote -- mosén Joan Alsinet -- con una mujer del municipio. Se comentaban los cambios en la persona y en el aspecto físico de la mujer, haciendo referencia a un posible embarazo y a manifestaciones de la comadrona. Poco después una persona anónima colgaba una especie de manifiesto en la parte exterior de la puerta del establecimiento.
En medio de toda esta situación , y ante las críticas que el sacerdote hacía públicamente del establecimiento, fue expulsado del manicomio, al tiempo que el Administrador, D. Eusebi Nicolau, se dirigió por escrito al Obispo pidiendo que Alsinet fuera recriminado porque criticaba públicamente el manicomio. " ... teniendo noticias de que furtivamente se difama a dicho Establecimiento por el Sr. Capellán Dn Juan Alsinet que lo fué del mismo; y expulsado de él por convenir mejor al servicio del Establecimiento por justas razones y causas que el esponente por decoro a su clase calla, desea que sea recriminado por VI tan estraña como falsa conducta, puesto que en el referido establecimiento se asiste y trata como es pública y notoria a todos los alienados, con el decoro, anchura, comodidades y abundancia que exiegen sus reglamentos...al exigir de la equitativa justicia de VI el que sea severamente amonestado el referido capellán, lo haya el esponente por tener indicios seguros y de testigos, de que obran en este sentido..."
Sin embargo, mosén Joan Alsinet no calló, y en su defensa dijo que lo atribuía a las exigencias que había hecho para mejorar las condiciones de los enfermos: " La extraña petición de D. Eusebio Nicolau debía venir apoyada con pruebas irrecusables porque solo así fuere justo recriminar mi conducta y amonestarme severamente. ... se permite calificar mi conducta de falsa, añadiendo que he sido expulsado del establecimiento por justas razones y causas que calla por decoro a mi clase. He aquí una injuria grave... Mi separación del establecimiento que ha coincidido con la de otro dependiente del mismo, se debe tan solo a las quejas de continuo presentadas por mi... para que mejorase como a mi juicio debía la asistencia de los infelices maníacos".
Las razones del sacerdote no convencieron al obispado, que abrió un procedimiento indagador sobre su conducta con relación a la mujer del municipio de San Baudilio de Llobregat, puesto que existía una situación de escándalo público.
El expediente disciplinario es incompleto, si bien figuran las declaraciones del párroco de la Parroquia de Sant Baldiri, de San Baudilio de Llobregat (actual Sant Boi de Llobregat) y de otras dieciocho personas del municipio, que en algunas ocasiones no ratificaban las primeras manifestaciones, mientras que el párroco maniestó haber oído comentarios sobre las relaciones reprensibles entre mosén Joan Alsinet y la mujer, pero que directamente no sabía nada. (3)
Si bien el expediente no contiene la resolución final, puede deducirse que debió de finalizar de manera aceptable para mosén Joan Alsinet, puesto que poco después se le localizaba ejerciendo sus labores religiosas en el manicomio Nova Betlem, de Gracia, municipio que años más tarde se anexionaría a Barcelona.
(1) J.L. Ausín Hervella. Antoni Pujadas, metge i politic del segle XIX. Barcelona. 2000.
(2) Diario de Barcelona. Edición 16 de enero de 1856, pág. 452
(3) Archivo Diocesano de Barcelona. Legajo Parroquia de San Baudilio de Llobregat.

domingo, 23 de enero de 2011

DEL ANTIGUO CONVENTO DE LA VISITACIÓN A LA IGLESIA DE LOS DOLORES DEL HOSPITAL PSIQUIÁTRICO DE LAS HNAS. HOSPITALARIAS DE SANT BOI DE LLOBREGAT.

Acta fundacional y donación del Convento. (Archivo Parroquial . Parroquia de Sant Baldiri. Sant Boi de Llobregat.
Grabado publicado en la revista "Navidad", año 1941. Publicación de Acción Católica, de San Baudilio de Llobregat
Celebración de la Misa, con asistentencia de enfermos.
Publicado en "La Razón de la Sinrazón", núm. 20. 15 de enero de 1880.
Antiguamente se conocía a la actual calle del Dr. Antoni Pujadas por "Carrer del Convent" (Calle del Convento), por existir un pequeño monasterio donde actualmente está la iglesia de la Visitación,en el Hospital Psiquiátrico de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazónde Jesús, de Sant Boi de Llobregat (Barcelona).
UN POCO DE HISTORIA
El 25 de marzo de 1580 se colocaba la primera piedra de la que tenía que ser una de las primeras casas en España de los franciscanos capuchinos, que encontraron en los señores del Castillo de Sant Boi, Joan de Cardona y su esposa María, a unos fervientes benefactores.
La construcción del convento se realizó con una sobriedad franciscana, y si bien María de Cardona se preocupó de que nada faltara en la capilla, las celdas de los monges estaban formadas por unos pequeños cobertizos de cañas con el suelo de tierra.
El primer día de febrero de 1581 se autorizó la celebración de la Santa Misa, bajo el patrocinio de Nuestra Señora de la Visitación, siendo también conocido como convento de Santa Elisabet, puesto que el altar mayor estaba presidido por dos imágenes, la de la Virgen María y la de su prima, en el pasaje evangélico de la Visitación. Había también otros dos altares, uno dedicado a San Francisco y el otro a Santa Úrsula y las once mil vírgenes.
En esta primera época del convento, destacan la figura del Padre Prior Josep de Rocaberti y la de la señora María de Cardona, que velaba en todo momento por el convento y que pidió ser enterrada allí cuando falleciera.
Los restos de esta dama fueron trasladados a Barcelona cuando la comunidad de los Capuchinos abandonaron el convento en el año 1596 por motivos de insolubridad del recinto, en que enfermaron la mayoría de los frailes. En aquel mismo año, los objetos de culto furon inventariados y custodiados por el Padre Sancha de Borja, Provincial de los Padres Servitas, que se instalaron en el Convento de la Visitación procedentes de una comunidad que tenían en el municipio Molins de Rei, mientras que el Señor del Castillo de Sant Boi recuperó la propiedad, en virtud de la clásula de retracto que había acordado con los primeros moradores.
En el año 1609 encontramos una nueva donación de Joan de Cardona, actuando en su nombre Mn. Joan Bosch y Mn. Hieronim Bosch, ambos de Sant Boi de Llobregat, de la casa conocida actualmente como "Can Barraquer". Aceptó la donación el Prior de los Servitas, Padre Francisco López, acompañado del Provincial, Padre Emmanuel Suárez. Antes de esta fecha, el Convento ya estaba habitado por la comunidad de los Servitas, a pesar de que existen ciertas dudas si había también una comunidad femenina, puesto que existen documentos de donativos a favor de la abadesa del convento de Santa Elisabet.
Desde el año 1609 el convento lo ocuparon exclusivamente los Padres Servitas, que permanecieron por espacio de casi dos siglos y medio, es decir, desde 1596 a 1835.
A finales del siglo XVIII se construyó el camerino de Nuestra Señora de los Dolores instalándose el conjunto escultórico de la Piedad, de gran belleza artística. El convento estaba en contínua relación con la Parroquia de Sant Baldiri, actuando en los servicios religiosos o colaborando en las procesiones y en los entierros hasta el descalabro del año 1808, cuando las tropas francesas invadieron el municipio, saqueando y quemando la mayoría de las casas y también el convento. Está documentado que en el año 1819 todavía continuaban las obras de reparación de los destrozos causados por los diferentes ejércitos durante aquellos años, y no recuperados todavía de las calamidades, en el año 1822 la comunidad Servita tuvo que huir del convento a causa de la persecución religiosa de que fueron objeto, y no pudiendo regresar hasta dos años más tarde.
En 1835 la ley de desamortización de Mendizábal confiscó los bienes de los religiosos y supuso su desaparición . Los Servitas tuvieron que marcharse, en aquella ocasión de manera ya definitiva. El 30 de julio celebraron su última misa y seguidamente tapiaron las puertas del convento para protegerlo del vandalismo.
El convento quedó abandonado, hasta que en agosto del año 1853 el Dr. Antonio Pujadas y Mayans lo ocupó con un reducido número de enfermos mentales, procedentes del establecimiento de la calle de la Canuda, de Barcelona, donde habían sido expulsados por el Gobernador Civil, encontrando en aquellas ruínas cobijo gracias a la cesión de su propietario, el marqués de Santa Cruz de Vilosor. En muy poco tiempo reconstruyó aquellas ruinosas instalaciones, y el 6 de junio de 1854 inauguraba con toda brillatez el Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat, del que fue fundador, propietario y director hasta su fallecimiento, el 28 de abril de 1881, y que catorce años más tarde, fue adquirido, a la Junta de Acreedores, por el Padre Benito Menni, que llegó con las primeras comunidades de Hermanos de San Juan de Dios y Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús el 25 de setiembre de 1895, para hacerse cargo de la asistencia de las enfermas y enfermos mentales asilados en aquel grandioso manicomio.
La iglesia de aquel primitivo convento puede admirarse, luciendo toda su grandiosidad y majestuosidad, en el recinto que ocupan las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús (actual Benito Menni, Complex Assistencial en Salut Mental).
FUENTES DE CONSULTA:
El Convent de la Visitació. Parroquia de Sant Baldiri. Any 2001. Col.lecció Festa Major, núm. 6.
Arxiu Parroquia de Sant Baldiri. Sant Boi de Llobregat.
Carles Martí i Vila. Notes soltes.

viernes, 14 de enero de 2011

INAUGURACIÓN DEL RETABLO DEL ALTAR MAYOR, EN LA IGLESIA DEL SAGRADO CORAZÓN, DEL SANATRIO FRENOPÁTICO NTRA. SRA. DE MONTSERRAT, DE SAN BAUDILIO DE LL

El retablo del altar mayor, el día de su inauguración, el 18 de noviembre de 1945. (Foto: Brangulí)
Lápida de marmol en reconocimiento y homenaje a la primera comunidad de Hermanos de San Juan de Dios de la Casa de San Baudilio de Llobregat.
(Foto: Mestres)
Para conmemorar las Bodas de Oro de la llegada de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios al Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat, el 18 de noviembre de 1945 se celebró, en la iglesia del Sagrado Corazón del Sanatorio Frenopático Ntra. Sra. de Montserrat, de San Baudilio de Llobregat, un solemne pontifical oficiado por el Obispo de Barcelona Dr. Gregorio Modrego Casaus, con motivo de inaugurarse el retablo del altar mayor, construído por Talleres San Juan de Dios, de Barcelona, propiedad de Francisco Pericay, y que supuso un coste aproximado de cien mil pesetas.
En testimonio , recuerdo y homenaje a la primera comunidad de Hermanos que llegaron a este hospital, en el cincuenta aniversario de su fundación, se colocó en el refectorio una artística lápida de marmol que lleva esculpido un medallón con la figura del Padre Benito Menni y los nombres de los veinticuatro primeros Hermanos de la Casa con el Padre Benito Menni al frente (1). Actualmente esta lápida se encuentra en el vestíbulo de entrada del edificio de la Comunidad.
(1) También en aquella fecha -- 25 de setiembre de 1895 -- llegaba la primera comunidad de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. A partir de aquel momento, se estableció una separación de sexos entre los asilados. Las Hermanas pasaban a ocupar el antiguo hospital fundado por el Dr. Antonio Pujadas y Mayans en 1853, para asistir a las mujeres enfermas, mientras que los Hermanos se hacían cargo de los hombres , ocupando los cuatro nuevos pabellones construídos en tiempos del Dr. Galcerán y separados por el camino a San Pablo de Torrelles.

sábado, 8 de enero de 2011

INAUGURACIÓN DE LA IGLESIA DEL SAGRADO CORAZÓN, EN EL SANATORIO FRENOPÁTICO NTRA. SRA. DE MONTSERRAT, DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT (2ª ENTREGA)

Portada del tríptico con la programación de los actos celebrados con motivo de la inauguración de la iglesia.
Un momento de la celebración de la Misa Pontifical celebrada por el Obispo de León (México),el día de la inauguración de la iglesia, el día 8 de abril de 1929.
 (Foto: A. Merletti) 

La inauguración de la iglesia del Sagrado Corazón, en el Sanatorio Frenopático Nuestra Señora de Montserrat, de San Baudilio de Llobregat (actual Sant Boi de Llobregat), el día 7 de abril de 1929, supuso un acontecimiento de gran importancia, que no pasó desapercibido por los principales medios de comunicación social de la ciudad de Barcelona, entre ellos "La Noche", del que entresacamos los siguientes párrafos:
" La eucaristía del primer día del tríduo, 7 de abril, estuvo presidida por el Sr. Obispo de la Diócesis, Dr. D. José Miralles Sbert, y la del segundo y tercer día por el Obispo de León (México) D. Emeterio Valverde. He aquí algunas de las personalidades asistentes a tan fausto acontecimiento: Sr. D. Manuel Luego, como Delegado del Excmo. Sr. Gobernador Civil; el Sr. Ventalló, que ostentaba la representación del Excmo. Sr. Alcalde de Barcelona; el Ayuntamiento de San Baudilio con el Sr. Alcalde al frente; el M.R.P. Provincial, fray Guillermo Llop; el R.P. Francisco de Paula Itoiz, Prior de Ciempozuelos (Madrid), el R. P. Celedonio Océn, Prior del Asilo de Barcelona, y una nutrida representación de religiosos del Asilo de Barcelona y del Sanatorio Marítimo de Calafell.
Réstanos sólo dar algunos pormenores de la nueva iglesia: es de estilo gótico, y si, exteriormente, por la riqueza de detalles da idea clara de su magnificiencia, interiormente es de una suntuosidad incomparable, tanto el altar mayor como los laterales y el púlpito son de un gusto exquisito, policromados y de estilo netamente gótico. El órgano magnífico y potente, acredita la Casa Alberdi y honra la construcción española" (1)
En el tríptico que se editó con motivo de esta inauguración, cuya portada reproducimos al inicio, se detallan todos los actos celebrados, que fueron municiosamente programados bajo la supervisión del Superior del sanatorio, Hermano Justiniano Valencia.


(1) Fragmento del vespertino barcelonés "La Noche", en su edición del 9 de abril de 1929, y que posteriormente reprodujo en su totalidad la revista "Caridad y Ciencia" del año 1929, páginas 286 - 291.

sábado, 1 de enero de 2011

LA IGLESIA DEL SAGRADO CORAZÓN, DEL SANATORIO FRENOPÁTICO DE NTRA. SRA. DE MONTSERRAT, DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT ( 1ª ENTREGA)

La iglesia del Sanatorio Frenopático de los Hermanos de San Juan de Dios, en San Baudilio de Llobregat (Barcelona), el día de su inauguración, el 7 de abril de 1929. (Foto: A. Merletti)
Detalle de la puerta de entrada de la nueva iglesia, el día de su inauguración. (Foto: A. Merletti)
El Padre Benito Menni compró el Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat, el 20 de agosto de 1895, es decir, catorce años después del fallecimiento de su fundador , propietario y director, Dr. Antonio Pujadas y Mayans y llegó el 24 de septiembre de 1895, para hacerse cargo de su funcionamiento, acompañado de 34 Hermanos Hospitalarios de la Orden de San Juan de Dios y de un número similar de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. En aquellas fechas , la mayoría de los edificios que formaban el establecimiento sanatorial, ocupaban la parte antigua juntamente con la iglesia(1). La parte que ocuparon los Hermanos, era la que el Dr. Arturo Galcerán había mandado construir cuatro nuevos pabellones, y en consecuencia lo primero que hicieron los Hermanos fue edificar un nuevo pabellón que bautizaron con el nombre de "San Juan de Dios", para dedicarlo al uso de la Comunidad.
En los primeros días, el Padre Benito Menni dispuso la distribución de los pacientes, ocupando las mujeres la parte antigua, atendidas por las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús y los hombres destinados a los cuatro nuevos pabellones, al cuidado de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios.
Si bien había una cierta separación por sexos entre los asilados, algunos servicios eran comunes. Y uno de estos servicios era precisamente la iglesia. Y así se continuó hasta que el año 1913 se consiguió la separación total de ambas instituciones.
LA CONSTRUCCIÓN DE LA IGLESIA EN EL SANATORIO DE LOS HERMANOS.
La única reseña escrita referida a la construcción de la iglesia en el Sanatorio de los Hermanos de San Juan de Dios, además de la indicada por el Padre General, el 30 de abril de 1923, es la recogida en el acta de la Comunidad, el 8 de julio de 1923, que dice textualmente : " También se trató sobre la fabricación de la iglesia y todos unánimes están en que se haga, y que se comunique al M.R.P. Provincial a fin de que nos den las facilidades para ello".
En cuanto a su ubicación, después de una votación negativa, en el capítulo del 6 de diciembre de 1925, se aprobó por unanimidad el 7 de febrero de 1926. En el Definitorio Provincial del 16 de febrero de 1926, fue aprobada su ubicación, los planos y la designación del arquitecto en la persona de D. Bienvenido Rius, al tiempo que se acordó que el 24 de junio de aquel mismo año, fecha en la que el P. General tenía anunciada su próxima visita a España, colocase la primera piedra, si bien esta circunstancia no se ha podido confirmar (1)
La construcción de esta iglesia se realizó con cierta celeridad -- menos de tres años -- puesto que fue solemnemente inaugurada -- como reseñaremos en la próxima entrega --el día 7 de abril de 1929.
(1) Esta iglesia, dedicada a Nuestra Señora de los Dolores, correspondía al Convento de los Padres Servitas que con la desamortización de Mendizábal, cayó en desuso, hasta que fue adquirido en agosto de 1853 por el Dr. Antonio Pujadas y Mayans para albergar su Instituto Manicómico, inaugurado oficialmente el 6 de junio de 1854.
(2) Ciudad Gómez, Juan, O.H. "El resurgir de una obra". Archivo Interprovincial. Granada. 1968.