viernes, 26 de junio de 2009

A FINALES DEL AÑO 1870, EL DR.`PUJADAS SE PRECIPITÓ AL ABISMO AL OFRECER SU MANICOMIO A LAS DIPUTACIONES PROVINCIALES PARA SUS DEMENTES.

Concluído el serio contratiempo, a raíz del juicio por detención ilegal de la Sra. Juana Sagrera, el Dr. Antonio Pujadas visitó, en el año 1864, todos los establecimientos frenopáticos de España con la preceptiva autorización del Gobierno de la nación. A su regreso, continuó efectuando reformas y levantando nuevos edificios y a finales del año 1870 tuvo una idea que, en opinión del Dr. Rafael Rodríguez Méndez, "lo precipitó al abismo", al solicitar a las Diputaciones Provinciales y al propio Gabierno, el envío de dementes pobres, ofreciendo el manicomio al precio establecido para los asilados de Beneficencia.
De manera inmediata, muchas Diputaciones le enviaron los enfermos que tenían, al tiempo que el Gobierno, en circular de fecha 25 de agosto de 1870, recomendaba que se hicieran el envío de los enfermos que tuvieran , puesto que obviamente, esta medida resultaba más económica que mejorar los manicomios públicos ya existentes o edificar nuevos establecimientos. Pero no todo acabaría aquí, porque también ofreció sus servicios al Ministerio de Gracia y Justícia, que se apresuró a dictar la Real Orden de 14 de octubre de 1870 para poner en conocimiento de todas las Audiencias del Reino, la disponibilidad de este establecimiento para acoger a enfermos "judiciales".
Nadie se explica el por qué el Dr. Pujadas tomó aquellas decisiones, incluyendo al propio Dr. Rodríguez Méndez, que reconocía "Ignoro a ciencia cierta por que lo hizo: ¿por hacer más bien?, ¿por tener muchos enfermos?, ¿Por querer ser el único en España?. Todo cabe en lo posible, lo que no cabe pensar es que lo guiara el afán de lucro" (1).
Consecuentemente, el manicomio se saturó de enfermos mentales pobres, y la consecuencia más inmediata fue la reducción de los ingresos de pensionistas y la retirada de algunos de los que ya estaban ingresados. Paralelamente aumentó el índice de mortalidad y se redujo al mínimo la cifra de curaciones, mientras que la situación económica que atravesaba la institución, se hacía cada vez más insostenible. Era el inicio del descrédito y el desmoronamiento de la obra de toda la vida del Dr. Pujadas. La situación llegó a ser tan crítica que un día llegó a faltar incluso, la comida para los enfermos.
(1) Rafael Rodríguez Méndez , naugurando en la Revista Frenopática Española una galería de psiquiatras españoles e hispanoamericanos. (1908)

lunes, 15 de junio de 2009

20 DE MARZO DE 1946 . EL DESPRENDIMIENTO DE UNA CAMPANA EN EL MANICOMIO DE MUJERES DE SAN BAUDILIO, ROZÓ LA TRAGEDIA


El vial que separa los dos hospitales psiquiátricos de Sant Boi de Llobregat, se conocía antiguamente por Camino del Cementerio, hasta que con la II República pasó a denominarse Calle de Benito Menni, y en la actualidad, desde los primeros meses del año 2000, Calle de San Benito Menni.

Hasta fechas no muy lejanas, este vial era el acceso que se utilizaba para acceder al cementerio municipal.

El 19 de marzo de 1946 fallecía en nuestro municipio, la niña Angelina Lorente Miralles. Al día siguiente se procedió a su entierro. Desde primeras horas de la mañana, en la plaza de la iglesia parroquial se fueron concentrando los vecinos, en espera de la llegada del cadáver de Angelina. Más tarde, el interior del templo resultaría insuficiente para dar cabida la numeroso vecindario que había acudido a la ceremonia religiosa para dar el último adiós a la infortunada niña.

A la salida del templo, se formó una larga comitiva para acompañar sus restos a la última morada, en el cementerio municipal. La encabezaban dos monaguillos, seguidos del párroco y a escasa distancia el carruaje fúnebre, color blanco, tirado por dos caballos de igual color. A continuación iban los familiares, amigos y numerosos vecinos.

Cuando ya habían recorrido un pequeño tramo de la calle de Benito Menni, que discurría en respetuoso silencio, roto solamente por el llanto de las personas de su entorno familiar más próximo, se truncó repentinamente por un estruendoso ruído, que causó un sobresalto mayúsculo a toda la comitiva. 

¿Qué había ocurrido?.

Resulta que desde lo alto del campanario de la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, del Hospital Psiquiátrico de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús (actual "Benito Menni, Complex Assistencial en Salut Mental"), acababa de desprenderse una campana de grandes dimensiones , y en su caída, había impactado en medio de la calzada, todavía no asfaltada en aquella época, provocando un amplio hueco.

El susto generalizado fue mayúsculo, puesto que el estruendo resultó extremadamente ensordecedor. Algunas Hermanas que se percataron de inmediato de lo ocurrido, salieron angustiadas a la calle temiendo una tragedia, puesto que momentos antes habían presenciado el paso de la comitiva. Y solamente cuando constataron que ninguna persona había resultado alcanzada por aquel voluminoso y pesado cuerpo inerte de metal, pudieron resposar tranquilas. De haberse desprendido unos momentos antes, se hubiera consumado una auténtica tragedia.

Este hecho, fue motivo de comentarios y conversaciones durante mucho tiempo en los distintos medios sociales y corrillos del municpio. Para unos, "no ocurrió nada de auténtico milagro". Otros sostenían que Angelina, este angelito que Dios había llamado a su lado, " había protegido, desde el Cielo , a las personas queridas que precisamente acompañaban sus restos para recibir cristiana sepultura"

Sor Emiliana Olano, que era la Superiora de la Casa de Sant Boi de Llobregat cuando ocurrió este hecho, invitó a todas las Hermanas de la Comunidad a acudir al interior de la iglesia del propio establecimiento psiquiátrico, para dar gracias a Dios por proteger a todas aquellas personas, que resultaron ilesas al no resultar alcanzadas por la caída de la campana, evitándose lo que hubiera podido ser una tragedia humana de auténtica envergadura.


FUENTE DE PROCEDENCIA

Reproducción parcial del artículo que publiqué en NAS DE BARRACA, revista mensal de Sant Boi de Llobregat,  correspondiente al mes de marzo de 2009.

domingo, 7 de junio de 2009

CIEN AÑOS DE LA PROCESIÓN DEL CORPUS EN EL MANICOMIO DE SANT BOI DE LLOBREGAT



En estas fechas, se cumple el centenario de la celebración de la fiesta del Corpus en los jardines de los hospitales psiquiátricos de Sant Boi de Llobregat.
Los medios de comunicación social resaltaron la efeméride de aquel segundo domingo de junio de 1909. "También en San Baudilio de Llobregat y en el Manicomio allí establecido celebróse por vez primera la solemne fiesta del Corpus, recorriendo la procesión algunos patios del establecimiento á fin de que pudieran presenciarla los dementes en el mismo recluídos.
Consoladora impresión nos produjo la severidad de aquel acto, que por lo elevado hizo renacer en nosotros la esperanza de que algún día penetren los destellos de tanta sublimidad y grandesa en aquellas ofuscadas inteligencias, privadas de la luz de la razón". (1)
Otro medio, destacaba "... la festividad del Corpus celebrada el domingo último en el Manicomio de San Baudilio de Llobregat, á cargo de los religiosos de San Juan de Dios y Hermanas del Sagrado Corazón, acto de solemnidad sencilla, discretamente ordenado para honrar á Dios y, aprovechando como uno de tantos motivos, en benefico de los acogidos, para con la inusitada actividad que en su preparación debieron desplegar los que no estando para ejecutar una labor diaria y ordenada les conviene un trabajo accidental , despertar en ellos el amor á la laboriosidad moderada para procurarles una ímpresión emotiva y experimentarla en la curación ó alivio de sus dolencias, abriendo de improviso un paréntesis en la monotonía de su vida enferma distrayéndoles de su excitación , por causas ajenas al medio que le rodea ó de su melancólico ensimismamiento, teniendo á impresionar sus almas con los esplendores del culto católico." (2)
Más adelante señala que se levantaron seis altares dentro del itinerario que seguía la procesión, "... abriendo la marcha el estandarte de San Luís Gonzaga con los niños invitados de San Baudilio y los del establecimiento, uniformados éstos; seguían el estandarte de San Juan de Dios los invitados particulares y entre ellos muy contados enfermos, y la banda de música formada exclusivamente de enfermos, dirigidos por un empleado de la casa ; tras de la música el estandarte de Nuestra Señora del Sagrado Corazón , llevado por el administrador y oficiales del manicomio, la comunidad de hombres , los turiferarios, el palio, conducido por las autoridades del pueblo y los facultativos de la casa , y debajo de él, Dios en la Eucaristía alzado por los capellanes del establecimiento , revestidos de pontifical , paseado en triunfo por los ámbitos de esa morada que llaman de locos á los acordes de la banda , yendo en su seguimiento un lucidísimo y numeroso cortejo de monjas y de señoras invitadas , presenciándolo todos los enfermos en actitud correcta intachable , con evidente reverencia los más y manifiesta emoción no pocos.
En los altares se depositaba la custodia y se adoraba á Dios , entonándose con acompañamiento de armonium delicados "motetes" por la capilla de los religiosos , el suelo estaba sembrado de flores , en el trayecto lucían éstas á trechos á uno y otro lado del camino, y se arrojaban desde las ventanas al paso de la custodia. La animación fervorosa y reverente se manifestó en todo momento y por todas partes . La carrera duró más de dos horas . La entrada de la custodia en la iglesia llenándose ésta de gente , de luces, de cánticos de músicas, de flores, de perfumes, de esplendores fue el más entusiasta y conmovedor de todos los momentos. Entre la emoción de los circunstantes el sacerdote alzó la hostia y diónos la bendición .
En resumen, una fiesta muy significativa en sí, que nos dejó gratamente impresionados , tanto por lo que tiene de piadosa como por lo que entraña de humanitaria" (3)
FUENTES DE CONSULTA:
(1) "Ilustración Católica "La Hormiga de Oro" ". Barcelona. 19 junio 1909 . Año XXVI - 399
(2) "La Vanguardia" , jueves, 17 de junio de 1909. Página 9
(3) Ibid
NOTA.- Las dos fotografías que ilustran este post, corresponde a la procesión del Corpus
del año 1943 en los jardines del Manicomio de San Baudilio de Llobregat ,
de los Hermanos de San Juan de Dios. (Archivo: Francesc Más )


martes, 2 de junio de 2009

6 DE JUNIO DE 1928. BENDICIÓN DE UN NUEVO PABELLÓN EN EL ASILO SAN RAFAEL, EN LAS CORTS


En la tarde del miércoles, 6 de junio de 1928, el obispo de Barcelona, doctor José Miralles Sbert, acompañado de su familiar, señor Rodés, acudieron al Asilo San Rafael, de Las Corts, en Barcelona, para proceder a la episcopal bendición del nuevo pabellón construído en aquella Casa de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, y presidir , al mismo tiempo, el descubrimiento de unas lápidas dedicadas a las benefactoras doña Dorotea de Chopitea y doña Celestina Clot.
La fundación de este asilo, databa del año 1889, y fue posible gracias a la valiosísima cooperación y ayuda de doña Dorotea de Chopitea al Padre Benito Menni, que posibilitó la compra del convento de la Encarnación, situado justo al lado de la iglesia parroquial de Las Corts, y que las religiosas Carmelitas dejaban porque se trasladaban a otro lugar. En su incio, acogió a diez niñas pobres lisiadas, escrofulosas y raquíticas, pero enseguida vió incrementada su capacidad asistencial, hasta el punto de que fue necesario construir un nuevo pabellón, destinado a aulas escolares y dormitorios, con capacidad para 60 o 70 niñas. Doña Dorotea de Chopitea se responsabilizó del coste de las obras, y si bien no pudo verlas terminadas porque la muerte la sorpredió el día 3 de abril de 1891, las hijas acabaron de pagar las 20.000 pesetas a que se había comprometido su generosa madre.
Según publicó el periódico barcelonés "La Vanguardia", " Descubrió la primera de dichas lápidas, la señora marquesa de Alós, nieta de doña Dorotea, y la segunda, don Narciso Pla y Deniel. La asilada María Nogué, lisiada de ambos brazos, leyó una enternecedora salutación dedicada al señor obispo y a los bienhechores de la casa. A este acto asistieron los doctores Casals (director) , Pareja, Jinot, Maristany, Prat, Moreu y Mateu, todos de la casa ; el párroco y coadjuntores de Las Corts, reverendos Argemí, Raventós y Torné ; el maestro de las obras señor Morales; la madre general de la Orden, sor Verónica de Jesús; la vicaria general, sor María de las Llagas; la secretaria, sor Josefa Oriol; la superiora del manicomio de San Baudilio de Llobregat, sor Clotilde y la superiora del Asilo de San Rafael, sor Otilia, acompañada de toda la comunidad.
Los actos celebrados ayer en dicho asilo fueron altamente edificantes".
FUENTES DE CONSULTA
"La Vanguardia", jueves, 7 de junio de 1928. Pág. 13
Ramón Alberdí. "Dorotea de Chopitea y de Villota". Barcelona. 2009